fbpx

Interiorismo de los 80, ¡vive el color!

Interiorismo de los anos 80

El estilo de decoración que elegimos para el interior de nuestros hogares es un reflejo de nuestra personalidad, de nuestros gustos y también de las tendencias del momento en el que vivimos.

Pero si lo que deseas es viajar al pasado a través del interiorismo, una de nuestras épocas favoritas es la de los años 80.

En el post de hoy te contamos los elementos clave para conseguir una decoración de los años 80.

Shabby Chic: el estilo decorativo ochentero

El estilo Shabby Chic nace al comienzo de los años ochenta de la mano de un diseñador británico. Su procedencia se localiza en las grandes casas de campo de Gran Bretaña y se caracteriza por la combinación de elementos desgastados con otros más vanguardistas y de moda.

A continuación, te mostramos sus características.

Combinación de muebles de aspecto antiguo y moderno

El significado de “Shabby” es desgastado o desaliñado y el de “Chic” es elegante o moderno, por eso los muebles con un aspecto antiguo, junto a otros más originales, son un símbolo de este estilo. En concreto, son muy utilizados los elementos de madera o de hierro en muebles de comedor o de dormitorio.

Ambiente romántico

El aura romántica es otra característica de la decoración de los años 80. Los tonos pastel como el rosa, vainilla, azul claro y verde agua, con la predominancia del color blanco, eran habituales incluso en los baños y la cocina.

Estampados con diseños

Discretos, alegres o excéntricos, podían encontrarse de todos los colores y para todos los gustos. Por una parte estaban los estampados de flores y por otro, llegaron a estar muy de moda los estampados a rayas azules y blancas en la tapicería de sofás.

Los diseños fueron cambiando, cada vez más atrevidos y coloridos conforme pasaban los años.

Interiores exagerados

Otra seña de identidad del estilo decorativo ochentero es el ambiente excesivo o recargado.

Se mezclaban en cada espacio accesorios y texturas diferentes, aunque no combinaran a la perfección, con iluminación de luces de neón y macetas de gran tamaño, lo cual podía crear una ambiente algo asfixiante.

Espejos en las paredes

Otra de las tendencias más representativas de esta década era la de tener las paredes del salón o el comedor principal llenas de espejos. Se trata de una época que destacó por ser atrevida y tener una identidad propia.

Nos encanta echar una mirada al pasado y recordar los 80. Si quieres descubrir más sobre interiorismo, te invitamos a visitar nuestro blog de interiorismo y arquitectura.

Publicado el